DESARROLLO
29 de mayo de 2018

Las mutuales reverdecen en Santa Fe

safe_image
Cuando las dificultades económicas se agigantan, la solidaridad también. En el cordón oeste de la ciudad de Santa Fe, las empresas sociales se hacen fuerte desde la necesidad. El titular de Fedesam César Malato y la presidenta de la empresa social beneficiada por el Inaes destacan la necesidad de ser apoyadas por el Estado.

Etiquetas: , , , , , , , ,

COMPARTÍ ESTA NOTAShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

(Ansol).- En el programa La Pulpo, el titular de Fedesam, César Malato, invitó a Susana Bravo, presidenta de la Mutual Solidaridad Barrial, del cordón oeste de la ciudad de Santa Fe, y dialogaron en torno a la ayuda que el Instituto Inaes brindó para que la empresa social compre el inmueble de su sede social y construya, entre otras cosas, una pileta.

Solidaridad Barrial comenzó hace 5 años a partir de un grupo de mujeres que, con apoyo de los vecinos, comenzaron a dar servicios sociales, talleres de cocina, de murga y comenzaron una radio comunitaria.

Organizadas, avanzaron hacia festivales anuales de cumbia y por el Día del Niño.

“Una mutual que está en un barrio y no da ayuda económica vive de la contención que otorga. Los chicos no tienen posibilidad de hacer deportes, por lo que les brindamos un profesor de educación física. Este año, con ayuda del INAES, compramos el lugar donde estamos y avanzaremos en una construcción que abarca una pileta de natación”, contó.

“La pobreza no existe, lo que sí existe es la falta de oportunidad y posibilidad. La línea de partida no es la misma. Siempre hay alguien que come mucho más y da migajas”, siguió Bravo.

Malato analizó que comenzó un reverdecer de las organizaciones mutuales como consecuencia de la realidad económica y social cada vez más apremiante: “Cuando las instituciones entran en emergencia, la memoria del barrio reflota proyectos. Hay nuevas mutuales, hay otras que se recuperan de la inactividad”.

“La docencia forma en solidaridad, comunidad, en otros vínculos”, comentó, y puso el eje sobre la retirada del Estado de determinados lugares.

“Los servicios más básicos dejan de ser atendidos por el Estado: no hay limpieza ni desmalezamiento, pero tampoco un médico forense ni un lugar para realizar un velatorio”, siguió Malato, recordando que el mutualismo se inició en Argentina a partir de esas necesidades por parte de los inmigrantes, y propuso volver a convocar al Estado: “Siempre lo hemos visto como un aliado estratégico. Tenemos que plantarnos y mostrar lo que nos hace falta”.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?