PERSECUCIÓN
8 de junio de 2018

“La persecución a los trabajadores senegaleses es política pública”

senegaleses
En la Ciudad de Buenos Aires la persecución a quienes generan sus precarias fuentes de trabajo a través de la venta ambulante se profundiza cuando el color de piel es el negro. Después de que un policía cortara con una navaja a un trabajador senegalés, hoy la fiscal Elsa Ramírez ordenó cinco allanamientos simultáneos de espacios de trabajo y viviendas de los vendedores. Mientras Serigne Dame Kane está en el hospital atendiéndose el brazo, otro trabajador sufre convulsiones por los golpes policiales.

COMPARTÍ ESTA NOTAShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

(Ansol).- “Hay un compañero convulsionando ahora mismo”, responde Rafael Klejzer, secretario General de CTEP-Capital, y corta el teléfono.

Se refiere a uno de los trabajadores senegaleses, perseguidos por la policía por vender en la calle, con el agravamiento de que están atravesando el Ramadán, por lo que están en ayuno y la represión se vuelve más cruda sobre sus cuerpos.

En este momento hay ocho detenidos en las comisarías 7 y 18 de la Ciudad después de que les allanaran los espacios de trabajo y los hoteles donde viven, en cinco operativos simultáneos.

***

Dos policías se bajan de un patrullero al lado de un puesto callejero de anteojos y preguntan por el senegalés; como era atendido por un argentino, volvieron al auto y se fueron.

Esa es la determinación actual: es una política pública del Ministerio porteño de Espacio Público y la fiscal Elsa Ramírez, que especialmente se ensañan con los senegaleses a través del artículo de uso indebido del espacio público.

El punto que los pone como foco es que venden artículos con marca, y está especialmente penado; pero también son mucho más vulnerables.

Pese a que su alto nivel de organización en comunidad hace que a los 15 minutos de un problema haya decenas de trabajadores acompañando, como no existe consulado ni embajada de ese país en Argentina, quedan desamparados, con dificultades para obtener la residencia o el documento siquiera precario.

“Obtener un trabajo formal, en blanco, es un sueño imposible. Más cuando la política pública es la persecución a los trabajadore senegaleses”, dice Nicolás Caropresi a Ansol mientras ayuda a Serigne Dame Kane, de 30 años, el hombre cuya foto se viralizó porque mostraba cómo la policía le había cortado el brazo. 

***

Jakson está acompañando a Serigne Dame Kane y cuenta a esta Agencia que siempre ha sufrido la persecución policial desde que vino de Senegal en busca de supervivencia: “Pasaron muchas cosas. Continuamente nos roban, porque nos quitan mercadería y no la registran en actas”.

***

Pablo Dorigo, trabajador ambulante organizado en la CTEP Capital atiende a la vez el teléfono y su puesto en la calle: “Hace un año y medio la situación empeoró. Como los encuentran con mercadería con marca, los detienen en el momento. A otros les inventan resistencia a la autoridad. Además juegan con mucho en contra porque les cuesta comunicarse, no conocen el país. Por eso es impescindible el trabajo que hace la CTEP”.

IMG_9151 IMG_9157

senegaleses

Policía impide trabajar a senegaleses

IMG_9213

Crédito fotos: Ramiro Domínguez Rubio

 

 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?