DESARROLLO
23 de enero de 2018

“La clave del consumo es la organización”

26805246_647575012033239_318269867910590288_n
Lo aseguró Daniel Cacciutto, integrante del proyecto Más cerca es más justo, que impulsó el Instituto para la Producción Popular hace dos años. ¿Cómo combaten el lucro? Acercar el productor al consumidor tiene más beneficios que los precios bajos. Desde un galpón recuperado en Avellaneda, una experiencia posible.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

COMPARTÍ ESTA NOTAShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

(Ansol).- “Como sociedad fuimos regalando lo que para nosotros son necesidades básicas a gente que solo quiere lucrar: la provisión de alimentos es el máximo ejemplo. Vamos a comprar a las góndolas de supermercados y no nos hicimos cargo del problema que le generaría a los productores. Los productores, mientras tanto, van muriendo contra la lógica de la concentración y expulsión. Ahora, las grandes cadenas se despreocupan de los consumidores y resulta que nos sentimos estafados”, resume Daniel Cacciutto a la Agencia de Noticias sobre la necesidad de crear el programa Más Cerca es Más Justo, desde el Instituto para la Producción Popular.

En el galpón de French 636, Avellaneda, el IPP y la fábrica recuperada Cooperativa de Trabajo Universal, que hacía engranajes para el mercado automotriz, reconvirtieron el espacio para transformar el vínculo del productor y el consumidor; ahí donde los tornos fueron apartados por la presión del mercado cautivo en el que cayó la empresa autogestionada, la verdura brotó por todas partes.

Una cámara guarda las manzanas de Río Negro, los limón, huevos, queso, salsa de tomate, pollos. Un cuarto almacena productos de limpieza. Los vehículos entran y salen con mercadería y los vecinos se acercan a la puerta del local donde las frutas están a precio record.

“Los sábados tempranos vamos a buscar la verdura al cordón quintero. No es chamuyo que es muy diferente la lechuga cosechada el día anterior o la que pasó por el mercado central, por ejemplo”, cuenta Cacciutto, y agrega: “Es una diferencia grande. Nosotros pensamos con una demanda definida. Tenemos los pedidos y lo conseguimos. Eso ayuda mucho porque no tenés stock residual. Invertimos menos plata y los productos están frescos”.

Ganan los productores y ganan los consumidores.

“La clave es la organización. Uno no se organiza para comprar, va al súper el domingo a la noche. Es una lógica completamente distinta. Nosotros creemos que hay que organizarse y dedicarle tiempo, porque si no se encarece todo”, resume Daniel.

Parte de ese encarecerse no tiene que ver con la plata, pero sí con la calidad de vida: “La gente sabe que lo que dice llega al productor, entonces dice todo. Cuando vino algo podrido tuvimos que discutir con los productores y explicarles que esas cosas son destructivas para estas cadenas”.

“La estrategia de unidad entre el productor y el consumidor tiene el objetivo de que el lucro quede de lado. En el medio tiene que haber un servicio a la comunidad. A partir del precio que pone el productor, se suman los costos de flete, administración, recepción en punto de entrega, difusión del proyecto. Hay trabajo al que se le pone un precio en función de las horas de trabajo: entre 100 y 120 pesos, hoy. Esa suma más los costos fijos dan el precio al público. Ni más ni menos. Cuando se vende mucho se genera la plata para pagar todo. Cuando no, no. Entonces se genera la discusión sobre subir más los precios”, desarrolla y dice: “Nosotros no le discutimos el precio justo para el productor. Al consumidor no le podemos garantizar que todo sea mucho más barato que en un supermercado, pero sí que sea justo”.

La idea que ronda detrás es que el dueño del capital tracciona el sistema yendo detrás del lucro.

“Si en lugar de pensar en el lucro como eje esencial, busca la organizacion de trabajadores para generar bienes y servicios que satisfagan necesidades comunitarias, entonces hablamos de producción popular”, echó luces sobre sombras Enrique Martínez, que redondeó: “Pensar en llevar los alimentos del mercado central a los barrios manteniendo el precio del mayorista. Es una discusión falsa. Nos aleja del concepto de la producción popular. Debemos advertir que en el mercado central hay un mayorista aprovechándose del precio conseguido con el productor. Lo importante es acercar el consumidor al productor. El productor debe tener un buen precio y el consumidor debe pagar menos que ahora”.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?